Coherencia de las intervenciones en el sector agrícola

image
©FAO/Giulio Napolitano

Coherencia de las intervenciones en el sector agrícola

Estimados miembros,

Me gustaría compartir con ustedes uno de los temas en los que estoy trabajando ahora mismo.

En Burkina Faso, el sector agrícola es el ámbito de intervención de una multitud de agentes (Ministerio de Agricultura, Ministerio de Investigación (INERA), ONG, PTF, asociaciones y organizaciones de agricultores). En el marco del Programa de Inversiones Prioritarias (PIP), hay más de 80 proyectos y programas de desarrollo ejecutados por la administración pública en el sector agrícola. Además de estos proyectos, existe una plétora de intervenciones realizadas por otras categorías de actores distintos de la administración pública. Se trata de intervenciones realizadas directamente por asociados técnicos y financieros, organizaciones no gubernamentales, asociaciones, etc.

A priori, el interés y las acciones de todos estos actores constituyen un excelente activo para el desarrollo del sector agrícola y llegan a uno de los " Hight five" de la Unión Africana, a saber, "Feed Africa".

Sin embargo, hay que señalar sobre el terreno que las intervenciones o las estrategias de aplicación son a veces antagónicas y aniquilan los resultados y los progresos alcanzados. De hecho, en el marco de algunas evaluaciones de proyectos agrícolas, se han hecho muchas observaciones sobre la falta de coherencia de las intervenciones. El ejemplo más reciente encontrado en el marco de una evaluación se refiere a la creación por una ONG de formadores endógenos (pagados por los beneficiarios) en beneficio de los productores de una localidad del país y a la organización de sesiones de formación (gratuitas y con pago de dietas para la restauración) para los productores sobre los mismos temas desarrollados por los formadores endógenos.

Además, esta falta de coherencia externa en las estrategias de intervención suele dar lugar a un comportamiento estratégico (sesgo) por parte de los beneficiarios. Así pues, la intervención se percibe como una fuente de ingresos a corto plazo en lugar de ser un medio de cambio sostenible. De hecho, en las encuestas realizadas a los productores, es evidente que han dominado las buenas prácticas agrícolas y son conscientes de los beneficios que podrían reportarles. Sin embargo, el nivel de adopción de estas buenas prácticas agrícolas sigue siendo bajo y un número importante de productores se encuentra todavía en un estado de asistencia permanente.

¿No es la proliferación de proyectos agrícolas y a menudo de microproyectos un factor negativo para el logro de resultados de desarrollo en el sector agrícola?

¿Cuáles son las buenas prácticas en lo que respecta al establecimiento de un marco federador para las intervenciones en el sector agrícola?

¿Han realizado ya los países u organizaciones internacionales como la AFF evaluaciones sobre la coherencia de las intervenciones en el sector agrícola? En caso afirmativo, ¿cuáles son las principales conclusiones y cuáles son las posibles soluciones?

 

Nabyouré Jean Stanislas OUEDRAOGO
Economiste/Spécialiste en Suivi-Evaluation
Programme d'Amélioration de la Productivité Agricole des Petits Exploitants en Afrique Subsaharienne (SAPEP-Burkina)
Secrétaire Général du RéBuSE
 

Esta discusión ha terminado. Por favor póngase en contacto con info@evalforward.org para más información.

Gracias a todos por sus muy interesantes contribuciones.

Observo varias propuestas de soluciones muy interesantes. En efecto, un marco global de intervención y un verdadero liderazgo de los países beneficiarios podría ser un camino posible. En algunos ámbitos, como la educación, se está probando la "cesta común" para garantizar una mayor coherencia y eficacia de las intervenciones. Además, como se destacó en el seminario web de ayer sobre "Sistemas de seguimiento y evaluación de políticas agrícolas" organizado por EvalForward y RFE, el fomento de la capacidad de los sistemas de seguimiento y evaluación podría ser una solución. De hecho, sólo podemos "curar" lo que hemos diagnosticado. "Si en nuestras políticas e intervenciones agrícolas nos contentamos con seguir los resultados, sin evaluar a fondo el logro de los resultados, siempre corremos el riesgo de desperdiciar nuestros escasos recursos en repercusiones muy bajas y a veces negativas.

Quisiera terminar guiñando el ojo al puesto de Tim Njagi. Aborda un problema muy interesante que será el tema de un futuro post. Se trata de la escasa adopción de tecnologías popularizadas en el sector agrícola en muchos países africanos. En efecto, después de años de popularización de ciertas tecnologías muy esenciales para mejorar la productividad de las explotaciones agrícolas, a veces tenemos la impresión de que estamos estancados. Muy pronto compartiré con ustedes un artículo para que podamos debatir la cuestión a fin de desentrañar juntos cuáles pueden ser los determinantes de la no adopción de tecnologías y cuáles son las nuevas vías que podemos explorar.

Saludos cordiales.

Gracias, Jean, por iniciar una discusión muy perspicaz.

En mi opinión, la eficacia de los programas y proyectos agrícolas está fuertemente influenciada por su diseño, las lecciones de lo que ha pasado y la capacidad de ajustarse a las situaciones locales. Debido a que los datos y el S&E son bajos, y la apreciación ha sido baja en el pasado, muchos de los cambios que podrían hacerse en tiempo real no han ocurrido. En el plano de las políticas, es importante evaluar por qué se ha logrado un impacto relativamente bajo en el conjunto del sector. Por ejemplo, ¿por qué la adopción es baja a pesar de la promoción y la campaña en pro de las buenas prácticas agrícolas? En nuestra experiencia, la incoherencia de las políticas explica esto. Nuestra experiencia fue que, aunque la promoción de tecnologías estaba bien hecha, la mayoría de esas tecnologías requerían insumos que se importaban. Una política contraria a los impuestos asegura que los costos de los insumos se mantengan altos y, por lo tanto, los agricultores, que son muy racionales, optaron por utilizar tecnologías locales porque tiene sentido desde el punto de vista económico.

Al establecer marcos unificadores de intervención, es importante ampliar el alcance más allá de los interesados tradicionales en la agricultura, incorporar personas en el comercio, las finanzas, etc., para asegurar que se disponga del apoyo normativo y las palancas necesarias, o por lo menos que no haya una política de contrapartida que anule los beneficios que se pueden obtener en la política agrícola. Esto también exige comprender el entorno político más amplio en el que operamos.

He adjuntado un enlace sobre algunos de los ejemplos de incoherencia de políticas para una mayor contextualización. Véase https://theconversation.com/how-incoherent-farm-policies-undermine-kenyas-transformation-agenda-140562  

 

¡Saludos!

En lugar de responder al conjunto de preguntas planteadas aquí, se podría pensar que sería útil ofrecer un posible camino a seguir, un enfoque que pueda ayudar a superar las dificultades anteriormente discutidas.

Naturalmente, requerirá mucho trabajo ya que el número de personas sobre las que uno tendrá que influir es muy grande.

¡Mis mejores deseos!

Lal Manavado

(ver adjunto en inglès)

Estimado OUEDRAOGO y colegas,

Me gusta mucho el tema que se está discutiendo. Consideremos un escenario. Imagina que la mano izquierda está en conflicto con la derecha. O, una mano está duplicando lo que la otra mano está haciendo. Resultado: todo el cuerpo sufriría. Si esto sucediera en las intervenciones de desarrollo, y de hecho está sucediendo desafortunadamente, es contraproducente y autodestructivo.

Gracias Serdar por compartir su reflexión que, cuando se ha seguido, ha demostrado ser eficaz para abordar los duplicados del desarrollo, el desperdicio de recursos y los efectos negativos en la vida y los medios de subsistencia de las comunidades.

Me gustaría compartir mis dos centavos:

1.         Crear y trabajar en grupos de trabajo técnicos o temáticos para examinar y apoyarse mutuamente. Esto me ha parecido eficaz. Por ejemplo, aliento a los asociados para el desarrollo a que planifiquen y realicen una evaluación de múltiples interesados y proyectos en una comunidad en lugar de que cada uno lo haga por su cuenta. Cuando se hace en silos, esto requiere más tiempo y recursos adicionales de todos los interesados, incluidos los miembros de la comunidad. Cuando se hace por múltiples interesados, se ahorran recursos para ambos. Añade credibilidad y sentido de propiedad y pertenencia entre todos los actores. Se hace más fácil abogar por el uso de resultados de evaluación generados conjuntamente. Informa la programación coordinada y la mejora de los resultados de desarrollo. Se trata de la responsabilidad de sensibilizar no sólo a los agentes del desarrollo sino también a las comunidades. Toda persona que participe en la mala alineación y, por consiguiente, en el uso indebido de recursos limitados debe rendir cuentas.

2.         Intercambiar y compartir plataformas para el aprendizaje y la difusión de resultados/pruebas (una ligera ampliación del punto anterior): En esta era centrada en los medios de comunicación, ningún actor del desarrollo desearía quedarse atrás. Cada uno quiere estar en la mesa alta para mostrar lo que está haciendo (esto me parece natural y aceptable cuando se hace con integridad). Al ser invitado a un foro de intercambio por el partner X, el partner Y puede ser animado a hacer lo mismo en el futuro. Algunos agentes del desarrollo piensan erróneamente que al retener la información para sí mismos, tendrán una ventaja competitiva sobre los demás. Hay muchas pruebas de que las organizaciones de desarrollo que son abiertas y comparten lecciones se benefician más, y con el tiempo se convierten en la poderosa fuente de pruebas sobre lo que funciona o sobre cómo corregir lo que no funciona. De este modo, atraen oportunidades de financiación y asociaciones.

3.         A título personal, y posiblemente en el plano político, he visto que estas intervenciones de desarrollo conflictivas y duplicadas reflejan de alguna manera la falta o la limitación de liderazgo para el desarrollo sostenible. La buena gobernanza puede marcar la diferencia. Es sabido que la mayoría de las intervenciones de desarrollo (si no todas) están interconectadas, son interdependientes y se enriquecen mutuamente. Los colegas lo han señalado claramente. Una muy buena lección es esta pandemia de covid 19. Ha resultado difícil para las intervenciones sociales, educativas, económicas, agrícolas, etc., esforzarse por obtener resultados cuando la salud está amenazada. Supongo que ningún sector o actor del desarrollo puede navegar solo por el actual panorama del desarrollo y esperar resultados sostenibles. Lo mismo se aplica dentro del mismo sector.

Además de los foros y directrices de desarrollo mencionados por los colegas, creo que la participación de la comunidad en el diseño y la supervisión de los proyectos mediante prácticas de rendición de cuentas puede contribuir a abordar finalmente este grave desafío.

Manténgase a salvo y bien en estos tiempos locos!

Con mis mejores deseos para todos,

Jean

The African Capacity Building Foundation

Estimado Nabyouré Jean Stanislas OUEDRAOGO,

Muchas gracias por plantear esta cuestión estratégica, que está en el centro de los debates celebrados hoy en el contexto de las mejores prácticas y vías de desarrollo para la consecución del Agenda 2030. Todos los países, todas las partes interesadas en el desarrollo, las comunidades y los individuos deben actuar en colaboración y en asociaciones productivas para avanzar hacia el logro de los objetivos de desarrollo sostenible.

La proliferación de las intervenciones en pro del desarrollo podría convertirse, en efecto, en un factor negativo, si su universo se compone de proyectos que no exploten las posibles sinergias y las complementariedades aparentes, y no se basan en asociaciones basadas en un análisis sólido de los beneficios mutuos generados por la unión de fuerzas, capacidades y recursos en pro de objetivos comunes.

Vivimos en comunidades y entornos que se ven afectados por una multitud de factores interconectados, definidos en términos generales como factores sociales, económicos, ambientales, sanitarios y otros factores de desarrollo. Por consiguiente, las intervenciones de desarrollo deben desarrollarse con la debida atención y teniendo plenamente en cuenta estas interrelaciones, interconexiones y compensaciones. Hay ejemplos de buenas prácticas utilizadas por las organizaciones de desarrollo para coordinar y consolidar el universo de las intervenciones de desarrollo a fin de tener plenamente en cuenta el contexto de desarrollo y aprovechar las posibles complementariedades al abordar los problemas y desafíos inherentes al desarrollo interrelacionado. A continuación, se presentan algunos de esos ejemplos:

  • El marco de las Naciones Unidas para la ayuda al desarrollo, si se planifica teniendo debidamente en cuenta el contexto local y con un análisis sólido de los problemas de desarrollo, orientará a las entidades de las Naciones Unidas y a otros agentes de desarrollo en la elaboración de un conjunto coherente y bien coordinado de medidas de apoyo al desarrollo con miras a alcanzar las metas y objetivos nacionales de desarrollo.
  • El Pacto Mundial de las Naciones Unidas que ayudó a crear iniciativas de múltiples interesados, con el apoyo de las Naciones Unidas, las instituciones financieras internacionales, las empresas privadas y las pequeñas y medianas empresas, para hacer frente a los problemas de desarrollo de manera más coordinada.
  • Los mecanismos de financiación mancomunada de las Naciones Unidas, que sirven de canales para dirigir las corrientes de desarrollo y asistencia humanitaria de diversos grupos de factores externos mediante planes nacionales de presupuestación y financiación, ayudaron a mejorar la eficacia, reducir la duplicación y promover la alineación entre una amplia gama de agentes.

Estos son sólo algunos ejemplos del pasado reciente. La nueva generación de los Marcos de Cooperación para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (https://unsdg.un.org/es/SDGPrimer), se están elaborando para trasladar el paradigma de la ayuda para el desarrollo de la asistencia a la cooperación, y de las contribuciones individuales de los organismos de desarrollo a una respuesta colectiva y coherente a las oportunidades, deficiencias y desafíos de los países.

En los nuevos Marcos de Cooperación se examinarán las prioridades de desarrollo desde las múltiples perspectivas de los diversos grupos de interesados, tomando sus opiniones como base para elaborar un conjunto coherente de medidas de apoyo al desarrollo. De este modo, los Marcos de Cooperación tendrán por objeto elaborar intervenciones que tengan plenamente en cuenta los posibles efectos entre los diferentes sectores. Si se hacen y se aplican correctamente, estos Marcos de Cooperación guiarán la transformación de los proyectos de desarrollo en un conjunto coherente y bien coordinado de asistencia para el desarrollo, alineado con los planes nacionales para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Sólo una reflexión.

Saludos cordiales,

Serdar Bayryyev

Food and Agriculture Organization

 

 

 

 

 

 

La multiplicidad de proyectos de desarrollo es una realidad en África. A nivel de cada uno de los departamentos gubernamentales, suele haber una multitud de proyectos sin una verdadera coherencia interna. Esta situación es la fuente de una acción ineficaz contra los principales problemas socioeconómicos y ambientales de África: el desempleo, el hambre, la pobreza y el cambio climático. Esta es la observación hecha por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y que ha justificado la creación de grupos de tareas de política interinstitucionales en sus acciones en el proceso de lucha contra el cambio climático en África.

Las respuestas que figuran a continuación a las preguntas que se examinan permiten comprender mejor la situación.

¿No es la proliferación de proyectos agrícolas y a menudo de microproyectos un factor negativo para el logro de resultados de desarrollo en el sector agrícola?

La multiplicidad de intervenciones y actores con lógicas, enfoques, objetivos, estrategias y métodos diferentes plantea graves problemas. En efecto, la multiplicidad de proyectos de desarrollo genera a menudo conflictos; conflictos de intervención que las poblaciones beneficiarias ven con impotencia como un escenario. En realidad, muchos de esos proyectos se limitan a resultados intermedios (productos), de modo que no se logran cambios que puedan medirse o describirse en forma de efectos e impactos (resultados de desarrollo), debido a que no se tienen en cuenta otros factores importantes. También puede ser la identificación errónea del propio problema de desarrollo en el que se basa el proyecto desde el principio. Cuando el problema identificado es un problema falso, no se puede lograr el resultado de desarrollo previsto, porque a pesar de las acciones, el problema real y sus causas permanecen. En la identificación del problema, la definición de las estrategias y la elección de los métodos y las acciones, se debe tener cuidado de que no haya riesgo de antagonismo entre las intervenciones sobre el terreno en la etapa de ejecución. La proliferación de proyectos agrícolas ha sufrido a menudo la falta de un eje federativo que pudiera forzar su coherencia.

¿Cuáles son las buenas prácticas en lo que respecta al establecimiento de un marco federador para las intervenciones en el sector agrícola?

Como ya se ha dicho, para una eficacia global, los distintos programas, proyectos y microproyectos deben converger hacia un eje federativo que garantice su coherencia; ya sea que provengan del mismo plan de desarrollo o del mismo plan estratégico, etc. No es frecuente que esto ocurra. La elaboración de un plan de desarrollo unificador a nivel de comuna o de distrito, evaluado y actualizado periódicamente, podría garantizar mejores resultados. Otra buena práctica consiste en exigir el establecimiento de un mapa de los demás actores que intervienen en la zona y la formalización de un marco de sinergia con ellos, a fin de identificar las acciones complementarias y evitar que varios proyectos repitan las acciones en la misma localidad. Este enfoque permite trasladar el proyecto a otras localidades si es necesario, en caso de que las acciones de los otros actores sean similares a las previstas en el nuevo proyecto. En Benin, por ejemplo, el proyecto nacional de lucha contra el cambio climático, denominado "Proyecto de adaptación basada en los ecosistemas (PABE)", que se inició con financiación del Fondo Verde para el Clima (GCF) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se opone a este enfoque de buenas prácticas. El PABE, lanzado el 21 de septiembre de 2020, integra en su enfoque el análisis de la sinergia de acciones entre otros actores del desarrollo en su área de intervención.

¿Han realizado ya los países u organizaciones internacionales como la AFF evaluaciones sobre la coherencia de las intervenciones en el sector agrícola? En caso afirmativo, ¿cuáles son las principales conclusiones y cuáles son las posibles soluciones?

El inventario realizado este año 2020 sobre los proyectos que ya se están ejecutando en las siete comunas/distritos del PABE reveló muchos otros proyectos en curso sobre el terreno. Se trata de una veintena de proyectos que ya existen en los municipios/distritos del PABE, que son sólo 7 de los 77 municipios de Benin. Se trata de una iniciativa del PNUMA y del GCF. Una fase de la solución propuesta al PABE es la celebración de un taller para establecer un mapa de sinergia de acciones con los actores que ya intervenían sobre el terreno en lo que respecta a la agricultura y la silvicultura sostenibles. Esto permitió disponer de una base de datos sobre los actores con miras a establecer asociaciones y a identificar acciones complementarias a nivel espacial y operacional.